Cómo elegir entre diferentes tipos de almacenamiento en la nube

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Contenidos

Al momento de seleccionar cómo guardar los datos de su compañía en la nube hay que saber seleccionar entre los diferentes tipos de almacenamiento en la nube. Al mismo tiempo de la variedad de proveedores en el mercado, existen servicios de todo tipo. Algunos posibilitan compartir y sincronizar archivos, otros además posibilitan colaborar en la creación de documentos; algunas incluyen herramientas con las que es fácil enviar archivos de gran tamaño, y las que brindan servicios de respaldo en línea no pueden faltar. ¿Sabes seleccionar el que mejor se adapte a tus necesidades?

storage_types_in_the_ube.jpg

Créditos de las fotos: istock DragonImages

Los 3 tipos de almacenamiento en la nube

Todos los días, millones de personas usan la nube para guardar sus datos. En nuestra vida diaria, el uso de dispositivos inteligentes se ha disparado y, por razones de seguridad, es muy común que los usuarios de teléfonos móviles los sincronizan en línea, para poder recuperar toda la información contenida en el mismo en caso de pérdida o robo del terminal. Esta modo de almacenamiento en la nube podría considerarse como el nube personal, y es donde se guardan las copias de seguridad de los dispositivos de cada individuo.

A nivel empresarial, tipos de almacenamiento en la nube Se pueden categorizar en tres categorías:

  1. Almacenamiento en la nube pública: En esta opción, la infraestructura y los servicios se brindan fuera del alcance de la organización en un lugar dentro de ella. Esta modalidad en la nube ofrece la mayor nivel de eficiencia en recursos compartidos, a pesar de esto, presentan una inconvenientes relacionados con la seguridad. Para muchas compañías, esta no es una alternativa, puesto que esta forma de almacenamiento en la nube es más vulnerable que las privadas. A pesar de esto, sus ventajas lo convierten en la alternativa ideal si:

– Es necesario tener un incremento de capacidad en determinadas franjas horarias o periodos del año.

– La carga de trabajo de las aplicaciones es muy alta.

– Se busca un entorno de prueba adecuado.

– Cuando se dispone de una nueva aplicación cuya demanda es incierta, como puede suceder con propiedades de marketing interactivo y campañas publicitarias (a modo de ejemplo, micrositios).

– Tiene previsto iniciar un proyecto de colaboración entre compañías.

  1. Almacenamiento en la nube privada: es la opción seleccionada por quienes priorizar una plataforma segura y acceso restringido a los datos. Una nube privada es aquella en la que los servicios y la infraestructura se mantienen en una red privada, por lo que garantizar un nivel de control más alto que la nube pública. El inconveniente de esta opción es que es la compañía y no el proveedor quien se encarga de la inversión en software y para cubrir los costos generados por su mantenimiento y el de la infraestructura. A pesar de esto, muchas instituciones eligen esta modalidad de almacenamiento en la nube cuando:

– El núcleo de tu negocio son tus datos y aplicaciones, por lo que aspectos como el control y la seguridad son una prioridad.

– Existen estándares de la industria que requieren el cumplimiento de estrictos requerimientos de protección de datos.

– El tamaño de la compañía posibilita no tener que considerar la opción pública, puesto que es factible hacerse cargo las implicaciones de una nube privada y eficiente.

  1. Almacenamiento en la nube híbrida: Este es un modelo que le posibilita cambiar de nube pública a privada o de nube privada a pública en cualquier momento, según corresponda al usuario. A nube híbrida incluye una gama de alternativas con bastantes proveedores, lo que facilita mantener todos los aspectos del negocio en el entorno más eficiente factible. La desventaja es que es fundamental monitorear las condiciones de seguridad e integración en múltiples plataformas y que la función de gobernanza de la información debe desempeñar un papel impecable. Esta alternativa es la más recomendada para instituciones que:

– Ofrecen servicios que se adaptan a diferentes mercados verticales. Puede usar una nube pública para interactuar con los clientes, pero mantenga sus datos protegidos dentro de una nube privada.

– Quieren usar una aplicación SaaS, pero sin preocuparse por la seguridad. El modelo híbrido posibilita al proveedor de SaaS crear una nube privada dentro del firewall corporativo (es una red privada virtual y se conoce como VPN).

Si la seguridad ofrece garantías y el gobierno está bien planificado, se puede considerar la opción de la nube pública para beneficiarse del ahorro de costes y la eficacia, si no, hay que decantarse por una nube privada. Decididamente, hay que prestar atención que las líneas entre las nubes públicas y privadas se están difuminando (Hay versiones privadas de nubes públicas y viceversa). Se podría decir que la alternativa híbrida es una elección consciente y altamente adaptable, que le posibilita aprovechar lo mejor del entorno público y privado, aún cuando es muy probable que decantarse por este modelo requiera agregar capacidades de federación para poder administrar los datos de ambos entornos.

Suscribite a nuestro Newsletter

No te enviaremos correo SPAM. Lo odiamos tanto como tú.