la importancia de la calidad en las empresas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Contenidos

¿Estaba consciente de la relevancia de la calidad de los datos para la organización? De la misma manera que, en el actual entorno digital, los datos son el activo más valioso Más aún, trabajar para garantizar la calidad es imperativo para las compañías que buscan lograr su máximo potencial.

data_quality_importancia_calidad_en_las_empresas-1659876

La relevancia de la calidad de los datos radica tanto en su utilidad para la realización de procesos operativos, como en su valor, que se manifiesta al garantizar la integridad, exactitud y actualización de la materia prima a partir de la cual ser capaz de tomar decisiones estratégicas.

Idealmente, la calidad de los datos debería ser una prioridad dentro de una cultura organizacional abierta y flexible, basada en principios democráticos. Y es en este entorno donde pueden convertir los datos en un activo estratégico que brinda ventajas competitivas debido a que la calidad de los datos, por una parte, les confiere una fiabilidad necesaria para el correcto funcionamiento de la compañía, aún cuando, por otra parte, necesita de complementos para lograr su efectiva liberalización, de acuerdo con las modelo de compañía basado en datos.

El imperativo de la calidad de los datos

Dado que los datos son un activo estratégico prioritario en casi cualquier compañía, los proyectos de calidad de datos son necesarios. Ahora más que nunca, debido a que los macrodatos son un recurso valioso que no se puede ignorar, garantizar su calidad Es un nuevo desafío que representa una dificultad añadida.

Si hasta el momento los datos de calidad eran los que se consideraban correctos debido a que no tenían errores, estaban organizados, bien documentados y formateados, ahora estos requerimientos siguen siendo imprescindibles, añadiéndose otros. Nos referimos a dimensiones de calidad, entre otros:

  • Lo completo
  • Consistencia
  • Precisión
  • Integridad
  • Conformidad

Al mismo tiempo de realizar una labor concienzuda en vinculación con la calidad de los datos, centrándose en sus diferentes dimensiones, las compañías que quieran aprovechar al máximo sus datos deben tener Otros recursos. En particular, tres:

1. Una cultura organizacional abierta.

2. Una gobernanza de datos de calidad.

· 3. Nuevas tecnologías que lo hacen factible.

Datos de calidad, clave para la buena gobernanza

Al mismo tiempo, poner en práctica estrategias de calidad de datos es clave para el éxito de un proyecto de administración de datos o MDM consistente con la política corporativa, que además responde a las necesidades de migración, sincronización y replicación.

En realidad, la relevancia de la calidad de los datos es tal que, en la práctica, el mismo Los proyectos de MDM abarcan iniciativas de calidad de datos, su unificación o la administración de metadatos, siempre dentro de una gobernanza de datos como marco general.

En esta etapa, los datos de calidad alcanzan todo su potencial, convertirse en una materia prima imprescindible para operar en el día a día y basar las decisiones críticas en información confiable y oportuna.

El objetivo final no es otro que liberar los datos para extraer todo su potencial, un desafío en el que trabajar la calidad de los datos desde un punto de vista amplio es necesario. Especialmente, teniendo en cuenta el contexto empresarial actual, marcado por los enormes retos que plantea la era digital, pero al mismo tiempo, abierto a una fuente inagotable de grandes posibilidades.

¿Se reconoce a la calidad de los datos la relevancia que merece en su compañía?

Fuente de la imagen: Stuart Cientos / FreeDigitalPhotos.net

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «//connect.facebook.net/es_ES/all.js#xfbml=1&status=0»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Suscribite a nuestro Newsletter

No te enviaremos correo SPAM. Lo odiamos tanto como tú.